Otro año ha terminado y creo que la mayoría estará de acuerdo con migo en demostrar algarabía por su final, ya que, como ningún otro año en esta década, el año que feneció, nos dejó violencia incontrolable por doquier, ataques terroristas, huracanes y terremotos devastadores, incendios forestales inundaciones etc. 

Muchas calamidades como terremotos han sido causadas por las inusuales llamaradas que ha estado lanzando el astro sol. Las inundaciones, calores extremos, incendios, huracanes y tornados ocurridos durante el 2017 fueron causados por el calentamiento global, causado mayormente por la mando destructiva del hombre. 

Aunque los nefastos acontecimientos naturales fueron vaticinados por los mayas cientos de años atrás años y los mismos han causado muchas muertes y destrucción, aún podemos estar agradecidos porque una de las predicciones del profeta francés Nostradamus, que anunciaron la III guerra mundial en el 2107, no se cumplió. 

El año que terminó no fue grato a los inmigrantes luego del triunfo del presidente racista y anti inmigrante Donald Trump debido a que eliminó los programas DACA, TPS NAPA, entre otros, causando un incremento en deportaciones y separaciones de familias migrantes. 

Ante tantos acontecimientos negativos que los habitantes del planeta Tierra tuvimos que soportar, aún sobrevive la esperanza de que el año venidero será mejor ¡y es que no puede ser peor! porque. 2 refranes nos recuerdan que ´´No hay mal que por bien no venga´´ y ´´no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista´´! ¡Bien venido 2018! 

 

Impreso el 2017-12-29