Al menos 59 agentes de la Patrulla Fronteriza aseguran haberse enfermado en los últimos tres meses, luego de que estuvieron expuestos a contaminación mientras laboraban.

Los oficiales dicen que el río Tijuana está contaminado con aguas residuales, basura y desechos tóxicos y químicos que se va directo al océano y, aseguran, México es responsable de ello, sin que las autoridades de los Estados Unidos hayan hecho mucho al respecto.

“Un agente sufrió graves quemaduras químicas en sus pies con productos químicos tóxicos que sus botas no pudieron contener, de acuerdo con la documentación proporcionada por el Sindicato Local de la Patrulla Fronteriza de EEUU 1613″, publicó Fox News.

El artículo fue compartido por el presidente Donald Trump, quien no dijo si hará algo al respecto; en tanto el alcalde de El alcalde de Imperial Beach, Serge Dedina, pidió atender el problema.

Fox News aseguró que el sindicato amenaza con acciones legales que podrían resultar con que unas 300 personas abandonen sus lugares de trabajo en la frontera entre San Diego y Tijuana.

“Los líderes sindicales culpan a los organismos gubernamentales estadounidenses, al Congreso y a la Comisión Internacional de Límites y Aguas por no abordar agresivamente la contaminación ambiental y los peligros para la salud”, se agregó en el artículo.

Supuestamente el problema se generó por el colpaso del sistema de alcantarillado del lado mexicano, lo que generó un peligro que no fue revelado por las autoridades aztecas, lo que podría afectar a unas 200,000 personas asentadas en los alrededores.

La historia fue reportada primeramente por ABC News en junio pasado, cuando se reportó que uno cinco millones de galones de aguas residuales afectaron el río.

Impreso el 2017-08-11