Los aspirantes republicanos a la candidatura presidencial, Mitt Romney y Rick Santorum, intercambiaron acusaciones durante el debate en Arizona, previo a las primarias en el estado del Gran Cañon y en Michigan, así como del llamado Súper Martes.

Los ataques se centraron en el tema económico, pero donde hubo coincidencias entre los aspirantes fue en el tema de las medidas para contener la inmigración ilegal.

En respuesta a una pregunta de la audiencia sobre cómo disminuir el techo de endeudamiento del país, Romney se refirió a las acciones de Santorum cuando fue representante.

“Votar por el techo de deuda cinco veces distintas sin votar por recortes compensatorios”, dijo Romney sobre el exsenador de Pennsylvania, a quien describió como un “gran derrochador” en el Congreso.

Santorum, quien subió a la cima de las encuestas estatales y nacionales después de ganar el 7 de febrero en Colorado, Minnesota y Missouri, se apresuró a contraatacar.

“El gobernador Romney elevó varios cientos de millones de dólares en impuestos y las tasas en Massachusetts. Yo nunca voté a favor de aumentar los impuestos”, dijo.

En lo referente a otro tópico, el rescate de la industria automotriz, realizado por la administración del presidente Barack Obama en el 2008, Santorum señaló que Romney ignoró a los obreros cuando fue gobernador de Massachusetts.

Romney se deslindó del rescate y acusó al presidente Obama de expedir recursos para las compañías, antes de que pasaran por el proceso de quiebra.

Los contendientes coincidieron en la necesidad de recortar el gasto gubernamental a través de la eliminación de los programas sociales instaurados por Barack Obama.

En el tema migratorio, Romney aseguró que, de ganar, su gobierno desistiría de las acciones contra las leyes que atacan la inmigración ilegal, como la de Arizona.

Agregó que instalaría un sistema electrónico de verificación laboral que elimine a inmigrantes de los empleos. También dijo que completaría la valla fronteriza.

Arizona es un ejemplo en el tema de inmigración, refirió el exgobernador.

El expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, estuvo de acuerdo con Romney en torno al muro fronterizo, y añadió que llevaría funcionarios del Departamento de Seguridad Interior desde Washington a estados como Texas y Arizona.

El alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, criticado por sus acciones contra la inmigración ilegal, formó parte de la audiencia en el debate.

“Podemos olvidarnos de la frontera entre Pakistán y Afganistán y dedicarnos a nuestras fronteras”, afirmó Ron Paul.

Impreso el 2012-03-21