El 2010 que se nos acaba de ir fue un año difícil financieramente ya que la economía destruida por los  gobiernos anteriores  de los Presidentes  Bush, padre e hijo, no logró la recuperación que esperaban los votantes  pues la varita mágica del ''Rey Magic Obama'' no pudo hacer el milagro de revivir a la economía, una difunta  víctima de las guerras y las malas administraciones anteriores.  

   Ahora que los congresos de Oklahoma y el resto de la nación están conformados por legisladores de tendencia ultra derechista y conservadora esperamos que apaciguen los caldeados ánimos y pasiones de todos aquellos que hicieron oposición ciega al presidente y que se dediquen a hacer realidad los tan ansiados cambios en salud, trabajo y en la educación  y que el desastre económico de Arizona no se repita en Oklahoma porque los frutos de la intolerancia y el odio no son constructivos.

   Los inmigrantes de este estado estaremos en pie de lucha para combatir el racismo, la intolerancia y el odio durante el nuevo año.   El permanecer impávidos frente a la ola antiinmigrante que azota a Oklahoma y el resto de la nación y continuar con la actitud de conformismo y negación pensando de que todo está bien,  que nada va a pasar porque siempre saldrá un ´´Chapulín Colorado´´ para apelar las leyes nocivas o parar salir a luchar solo sin contar con el apoyo de las masa es totalmente equivocada.  

   Los comerciantes, trabajadores,  los pastores y sus feligreses, LULAC, los lideres y Marshalls que han recibido reconocimientos en desfiles y galas por hacer nada y demás organizaciones comunitarias deberán permanecer vigilantes ante los ataques de odio que se vaticinan y que  llegarán a plasmarse en leyes para expulsar a los hispanos de este estado.

 

¡Que Dios ampare y guarde a nuestra comunidad durante el 2011!

 

Impreso el 2011-01-01