http://academiacristo.com/acerca-academia-cristo.htm (Para Estudios) • www.cristopalabradevida.com (Para devociones) 

Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, él nos salvó, 

no por nuestras propias obras de justicia, sino por su misericordia. - Tito 3:4-5 

 

¿Qué puede suceder si usted olvida cerrar la puerta del patio atrás de su casa y usted deja que el perro salga? Usted estaba 99% seguro que la había cerrado. ¿Qué puede suceder si usted está 99% seguro que usted apagó la estufa antes de salir de casa? No nos gusta estar menos del 100% seguros de algo; nos hace sentir incómodos porque algo malo pueda suceder. 

Por eso verdaderamente nos gusta la palabra GRACIA. Durante los 500 años pasados, la iglesia luterana se ha concentrado en el hecho de que la Biblia nos dice claramente que hemos sido salvados por gracia. Dios nos dice que él ha hecho todo los necesario para nuestra salvación y que nos ha dado la vida eterna como un regalo gratuito. No hay nada que nosotros hayamos hecho para eso. ¡Este es un sorprendente mensaje de buenas noticias! 

Sin embargo, la proclamación de la Palabra de Dios no siempre fue hecha claramente. Durante muchos años, el mensaje de la Biblia no se hizo disponible para todas las personas. Las personas iban al templo, confesaban sus pecados, escuchaban al sacerdote decirles que fueran e hicieran ciertas cosas, y entonces tal vez, podrían llegar al cielo. ¿Cómo podría la gente saber si ellos habían hecho lo suficiente, o si eran suficientemente buenos? Ellos fueron guiados a creer que la vida y la muerte de Jesús no eran suficientes; ellos todavía tenían que contribuir de alguna manera a la salvación de ellos. Aún después de que ellos morían, alguien todavía necesitaba hacer algo para ayudarlos para que finalmente alcanzaran el cielo. Imagínese usted la duda. 

La Palabra de Dios quita toda duda acerca de nuestra salvación. La Biblia nos enseña: “Pero cuando se manifestaron la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador, él nos salvó, no por nuestras propias obras de justicia, sino por su misericordia.” La salvación no depende de lo que hagamos, sino completamente de lo que Jesús vino a hacer por nosotros. 

Jesús tiene gran misericordia de nosotros. En su amor él padeció la muerte que nosotros merecemos y por eso nos rescató de nuestros pecados. Por la fe en él como nuestro Salvador, tenemos la absoluta confianza de la vida eterna en el cielo. Hemos sido salvados por la gracia de Dios por medio de Jesús. 

Impreso el 2017-04-03