Trabajadores belgas de empresas multinacionales, y en particular de la estadounidense de maquinaria de construcción Caterpillar, se manifestaron hoy en Bruselas para reclamar a la Unión Europea (UE) que tome medidas para evitar el cierre de compañías únicamente por motivos financieros.

Los manifestantes, varios centenares que lanzaron petardos para generar más impacto con su protesta, se reunieron en la plaza de Schuman, situada entre las sedes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo, a quienes también exigieron el fin de las medidas de austeridad.

El grueso de los manifestantes eran asalariados de Caterpillar que presionaban así a las instituciones comunitarias en relación al fondo de la UE para paliar los efectos de la globalización y facilitar la reconversión de los trabajadores.

El pasado septiembre esa empresa estadounidense anunció su intención de cerrar la planta belga de Gosselies, en Charleroi, donde trabajan 2.200 personas.

“Ahora mismo se habla de 2.200 trabajadores lo que es un verdadero drama para Valonia, si además se suma a las demás empresas que están cerrando en la región. Desde lo que nos pasó a nosotros en Caterpillar hay también otras empresas que han anunciado su cierre”, declaró a Efe Reanto Lombardo durante la protesta.

Además de llamar la atención de la UE, los empleados de esa fábrica aprovecharon para pedir al Gobierno belga que disminuya la edad de jubilación para ayudar a los trabajadores que tendrán complicado reinsertarse en el mercado laboral.

“También esperamos que el Gobierno disminuya la imposición sobre la indemnización que recibirá el conjunto de los trabajadores. Esperamos que las promesas de los políticos no se queden en palabras y que se implementen realmente”, agregó.

Impreso el 2017-02-14