El cuidado diario es fundamental para tener una boca sana y fresca, si bien en determinados momentos hay que poner en práctica una serie de consejos añadidos. 

Durante estas fechas, no solo han aumentado las comidas y cenas festivas, con un mayor riesgo de cometer excesos, sino que también comemos más productos ricos en azúcares y, en algunos casos, muy duros para los dientes. Prestar atención a nuestra salud bucal no significa disfrutar menos de las fiestas, sino todo lo contrario, hacerlo sin poner en riesgo nuestra boca. 

Consejos para una boca sana 

Para disfrutar después de la Navidad sin estrés y sin problemas en los dientes o boca -curiosamente, según los expertos el número de consultas al dentista aumenta después de las fiestas navideñas-, basta con seguir unos sencillos consejos: 

- El primero y más importante, no saltarse los hábitos de higiene diaria de la boca, es decir, lavarse los dientes después de cada comida. La higiene dental es fundamental para reducir el número de bacterias que suelen acumularse en el interior de la boca. El cepillado debe realizarse de forma adecuada (no menos de dos minutos) y tres veces al día. La seda dental ayuda a eliminar los restos de comida que se acumulan entre los dientes. 

- Hacer un buen uso de la dentadura para evitar su deterioro. Así, por ejemplo, se trata de evitar los alimentos algunos alimentos que puedan resultar excesivamente duros para nuestros dientes, sobre todo en el caso de llevar ortodoncia. 

- Por su parte, los alimentos muy grasos o especiados, el café, las bebidas alcohólicas y los dulces pueden provocar mal aliento temporal (halitosis). 

- Si estás siguiendo algún tipo de tratamiento dental, no hay que dejarlo antes de tiempo o suspenderlo. Los tratamientos deben cumplirse a rajatabla, siguiendo las recomendaciones de duración, ya que de lo contrario disminuirá su efecto. De igual manera, si tenemos que hacer algún tipo de reparación en los dientes, o una revisión anual, tampoco hay que retrasarla, ya que el daño dental se puede agravar precisamente por el mayor consumo de alimentos con azúcares o demasiado duros. Si cometemos más de un exceso en la mesa, lo mejor es hacerse una limpieza dental al término de las fiestas. 

No olvides que la clave para disfrutar de una buena salud bucal pasa necesariamente por mantener una buena higiene y visitar al dentista con regularidad. De esta manera, evitaremos la mayoría de causas que están detrás de los problemas bucales.

Impreso el 2016-12-26