El  servicio de ambulancias EMSA despidió a un chofer que se involucró en un accidente de tráfico fatal durante una llamada de emergencia, el abogado del hombre dijo el martes.

Benjamin Ward  Samples, 36, quién fue acusado de homicidio negligente, tiene un largo historial de infracciones como conductor negligente, incluso la conducción de un vehículo bajo la influencia del alcohol.

Benjamín Samples, antiguo trabajador de la compañía de ambulancias EMSA, se declaró culpable el 5 de mayo del 2003, a los cargos de manejar mientras conducía bajo la influencia del alcohol, exceso de velocidad, cambio de vías inseguramente y transporte de un contenedor abierto de alcohol.

Él también se declaró culpable de manejar a exceso de velocidad en el 2005. Los requisitos de empleo de EMSA incluyen el tener un record criminal limpio, pero los funcionarios de EMSA dijeron que la aplicación y de Samples había pasado un control riguroso y que la misma había sido aprobada por la compañía de seguros de esa compañía cuando él fue contratado en febrero del 2011.

El abogado de  Samples, Ed Blau, dijo que su cliente seguía las reglas establecidas, lo que sigue siendo disputado por las Autoridades de Servicios Médicos de Emergencia.   ´´En vez de apoyar a un empleado dedicado, como lo es el Sr. Samples, ellos decidieron  ponerlo en la calle que lidiar con la publicidad negativa,” dijo Blau. “Ellos despidieron a un empleado dedicado que seguía las reglas, pero que lamentablemente fue  implicado en un accidente trágico.”

Records de EMSA indican  que Samples conducía una ambulancia a exceso de velocidad el 10 de diciembre en la Ciudad de Oklahoma cuando su vehículo de emergencia chocó con un Toyota manejado por el Hispano Fidel Mesa  Solís, quien murió al intentar virar  a la izquierda.

Los archivos de la policía indican que el chofer manejaba a 83 millas por hora en una zona de 40millas en el momento del accidente.

Los funcionarios de EMSA dijeron que  solo permiten que sus choferes manejen a 10 millas por hora sobre el límite de velocidad fijada.  El abogado Blau calificó como “una absurdidad”  a la regla.

“Alguien que ha visto alguna vez a alguna ambulancia en las calles de la Ciudad de Oklahoma sabe que las mismas son manejadas a velocidades más altas que la que el reglamento establece, y deberían ser capaces de ir más rápido que esto,” dijo Blau. “Nadie espera que en una ambulancia viaje 10 millas sobre  35.”

El reglamento de conducir de EMSA dice que los choferes nunca deben exceder las 80 millas por hora. También dice que la conducción en vías contrarias debería ser evitada.   Regularmente, una ambulancia no debe ser conducida a una velocidad más alta de 15 millas por hora en tráfico contrario. Al  momento del accidente, la ambulancia estaba siendo conducida a una prioridad  considerada ´´dos´´, o una implicación de una emergencia que no pone en riesgo la vida.

 

Impreso el 2012-01-01