El club español pudo haber arreglado tres partidos de la temporada pasada en España, según un juez. 

El juez que instruye el denominado caso Osasuna estima que hay indicios de que desde este club español de la ciudad de Pamplona se destinaron 900 mil euros a amañar, al menos, tres partidos de la temporada pasada. 

Se trataría de 250 mil euros entregados presuntamente al Espanyol por un empate y 650 mil al Betis por dos partidos, 400 mil por ganar al Valladolid y 250 mil por dejarse ganar por Osasuna. 

El magistrado, que ordenó el levantamiento parcial del secreto del sumario, sigue investigando otros partidos cuyo resultado también fue presuntamente alterado por Osasuna, así como el destino de 2.4 millones de euros extraídos en metálico de las cuentas del club. 

 

Según expone el juez, hay fuertes sospechas de que, al menos parte de dicho dinero, pudo destinarse no tanto a posibles amaños de partidos sino a la gestión desleal del patrimonio de Osasuna, lo que podría dar lugar a delitos de apropiación indebida y delitos contra la Hacienda Pública.

Impreso el 2015-06-28