Las autoridades educativas en la India comunicaron que aproximadamente unos 600 alumnos tuvieron que ser expulsados de sus escuelas por hacer trampa en sus exámenes de décimo grado. 

Más de 1,4 millones de alumnos de décimo grado realizan la prueba en más de 1.200 centros de secundaria de todo el estado. Se enfrentan a una gran presión porque deben aprobar el examen para continuar con su educación. 

Sus padres y amigos suelen ayudarles trepando los muros de las escuelas para pasarles las respuestas. Incluso los mismos estudiantes pasan a escondidas libros de texto o trozos de papel para copiar. 

 

Los estudiantes a los que se descubrió copiando podrían recibir sanciones como no poder tomar el examen en hasta tres años, multas e incluso prisión, señalaron las autoridades. 

Impreso el 2015-03-27