Cuando los niños tienen entre 5 y 10 años de edad comienzan a entender cómo funciona el mundo y se adaptan a él para poder desarrollarse mejor dentro de la sociedad. Los niños aumentan su independencia y su capacidad de tomar decisiones, así como de aceptar y manejar mejor las responsabilidades que se les asigna. Además, pueden tener conductas inadecuadas, pero que son muy comunes en su grupo de edad. 

Es normal que los niños intenten ser más independientes, es algo que no se debe corregir sino fomentar; pero lo que sí hay que corregir es la conducta desafiante para con los adultos. Es común que los niños intenten manejar las situaciones para saber hasta dónde llegan los límites de la autoridad, pero este tipo de conducta puede generarle problemas de convivencia con otras personas en el futuro. 

Actitud desafiante 

La actitud desafiante es algo normal en los niños, y lo hacen porque quieren manifestar sus deseos, pero lo hacen de la forma incorrecta. Por este motivo, es importante que en casa se trabaje la educación emocional para que los niños aprendan a aceptar las emociones tanto positivas como negativas, y a poder entender los sentimientos de frustración así como a canalizarlos. 

Es importante que los padres entendamos la razón por la que un hijo tiene una actitud desafiante, y que el hijo entienda que sus padres no son sus enemigos. También que los padres prediquen con el ejemplo, al mantener una actitud de escucha, comprensión y respeto hacia el hijo en todo momento. 

Rivalidad entre hermanos 

La rivalidad entre hermanos es bastante común, y los padres tenemos que arbitrar las discusiones y conflictos. Sin embargo, debemos tener presente que incluso en las mejores relaciones entre hermanos puede haber momentos de discordia, y que es normal porque son personas diferentes con pensamientos diferentes. 

Para mediar en una relación conflictiva entre hermanos, los padres debemos ser pacientes, tener una actitud pacífica y abogar por la armonía en el hogar. Cuando se da un conflicto tenemos que escuchar a ambas partes, sin posicionarnos por una, y procurar que exista una resolución de conflictos positiva. 

 

Como padres es importante que sepamos cuáles son los problemas de conducta comunes en los niños para saber identificarlos y cómo corregirlos, para que nuestros hijos tengan un buen desarrollo emocional y social.

Impreso el 2015-03-04