Share |

Estas coloridas, pequeñas avispas pará- sitas pican a las cucarachas dos veces, una en la parte central para evitar que se escape, y una segunda vez directamente en el cerebro, para que quede lenta como zombi. Las avispas a continuación, arrastan las cuca- rachas por su antena, similar a un ser humano que tira de su perro con una correa, en un rin- cón protegido, y pone un huevo en la cucara- cha. El huevo se incuba y las larvas devoran la cucaracha desde el interior hacia afuera, pero antes de eso ocurre algo insólito.

Seis semanas después de que son incubadas,

una avispa joven sale después de abrir un ca- pullo dentro de la cáscara de la cucaracha. Pero hay una trampa: ¿Que se hace para evitar que la “carne” de la cucaracha se eche a perder? Las cucarachas son animales sucios, cubiertos notoriamente de bacterias que comienzan a echar a perder su carne y -amenazan con dañar a larvas de avispa- durante este largo período de incubación.

Un estudio publicado en la revista Procee- dings of the National Academy of Sciences encontró que estas larvas de avispas segregan una cantidad sorprendente de potentes com- puestos antimicrobianos para evitar que la cu- caracha se eche a perder.

Por así decirlo las larvas de avispas empa- pan a su anfitrión con la secreción para inhibir el crecimiento de los microbios que degradan los alimentos y que amenazan la misma vida de las avispas.

Es fantástico lo que se descubrió, ya que la cucaracha es la fuente única de alimento de esta especie de avispa joven, si no moriría. Es- tas avispas viven en las regiones tropicales de África, Asia y el Pacífico. 



  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]