Share |

Tanto los vertebrados como los invertebrados siguen una regla conocida como Regla de Haller: El cerebro de los animales pequeños es más grande en relación a su masa corporal que el de los animales grandes. Por ejemplo: nuestro cerebro tiene alrededor del 2 o 3 por ciento de nuestra masa corporal, mientras que el cerebro de algunas hormigas representa el 15% de su propia masa.

Si bien un cuerpo pequeño puede ser una ventaja, hay límites en cuanto al tamaño funcional de un cerebro. Por esto, cuanto menos espacio ocupa el animal, más espacio debe invertir en su cerebro.

Siguiendo esta regla, la red neuronal de las arañas más pequeñas, que pueden pesar una décima de miligramo, llega a ocupar el 80% del cuerpo, incluyendo un 25% de sus patas. 



  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]