Share |

 

¡Que triste y frustrante es como Pastor recibir una llamada a las 10:30pm de un miembro de tu iglesia pidiendo ayuda porque su esposo o hijo fue arrestado por el simple hecho que no es del mismo color, ni habla el mismo lenguaje que el oficial que lo detuvo!

Del joven del que les hablo, NO fue detenido por exceso de velocidad, NI por no tener el cinturón de seguridad, NI por rebasar una luz roja, NI por cruzar un carril sin señal; NO, nada de eso... Habían cientos de carros en esa carretera pero el oficial solo detuvo a estos dos jóvenes que tenían un aspecto diferente. Ellos le preguntan porque los detuvo, la respuesta fue: "porque quiero que me muestres tú licencia de conducir."

Inmediatamente, al conductor lo pusieron bajo arresto, lo esposaron como a un criminal y se lo llevaron. Su esposa y madre desesperadas me llaman, llegamos al cuartel y la escena más triste no es solo ver a una madre y esposa pasando por ese momento doloroso, lo más triste es que a las 11:30pm tenga que ver a un niño de 2 o 3 años mirándome con ojos desorientados y en su mirada lo único que yo interpretaba era algo como: "Tú eres el que se para allá arriba los domingos a hablar en la Iglesia, tú quizás si me puedes explicar porque mi papi no llego a casa, tú si me puedes decir donde esta mi papa..."

Les confieso que cuando lo vi a esa hora de la noche, sentando en su "car seat" con su mirada fija en mis ojos, me partió el corazón. Me extendió sus dos brazos para que lo sacara de allí, se veía asustado y aunque he tenido que lidiar con muchos casos similares a este, este niño me hizo preguntarme: "¿POR QUÉ?"

¿Qué tal si fuera a la inversa? ¿Si el que estuviera en la celda fuese yo y mis dos hijas amadas estarían afuera en el carro a la medianoche con mi madre y mi esposa? ¿Cómo les explico que estoy preso y que me tengo que regresar a mi país porque me detuvieron por el simple hecho de que no me parezco o no hablo como los demás que viven aquí? ¿Qué la razón que me detuvieron es porque sospecharon o adivinaron que no tenia licencia de este país?

Creo que esa es la razón porque sin importar la hora o lo difícil que sea o donde sea, cuando me llaman voy sin pensarlo dos veces. Pero este joven en particular, yo puedo dar fe de que es un hombre bueno, buen hijo, buen esposo y excelente padre. A pesar de ser tan joven es trabajador, respetuoso, responsable, tuve el honor de hablarle de Cristo, de hacer junto a él su oración de fe, tuve el privilegio de bautizarlo y he visto como se está esforzando por ser el hombre que Dios espera de él, un hombre que provee en todos los sentidos a su familia.

Con esto tengo que lidiar todas las semanas, con gente que llega a este país NO a robar, NO a hacer daño, solo a trabajar, a darle una mejor vida a los suyos, que en vez de quitarle el trabajo a los de aquí, hacen el TRABAJO que los de aquí, muchas veces NO quieren hacer.

Hice lo que estuvo a mi alcance pero lamentablemente esta vez, en este caso no pude lograr traerlo de regreso a su familia. ¡NO pierdo la esperanza, seguiré peleando!

¿Les confieso algo? Esto DUELE. Duele el tener que salir de tu urbanización o de camino a llevar a tus hijas a la escuela y ver a un oficial de la policía arrestando a plena mañana a un hispano y cuando me detengo a preguntarle porque lo detuvo, la respuesta sea: "pues porque la licencia que trae es de otro país..." Y que cuando le preguntas al oficial: "¿Pero, está vencida?" Te digan: "No pero no es de aquí..."

Esto me sucede a menudo, muchas veces tengo que entrar en un proceso de crear conciencia a los que están para protegernos de los criminales que a ese que estaba a punto de arrestar o arresto NO es un criminal.

En muchas ocasiones cuando los confrontas con la verdad, les dan una multa y los dejan ir pero eso no borra la escena y el momento doloroso y bochornoso que tiene que pasar ese obrero que iba camino a trabajar. La sensación que siente de que sean muchos lo que lo vean esposado o dentro de una patrulla como si fuera un criminal. ¡El problema es que NO se piensa en el efecto!

¡Ni hablar cuando ICE los deporta y dejan hijos pequeños como el que acabo de dejar allí con su madre y abuela sin poder contestarle el porque papi no llegaría esta noche a su casa!

Lo que estamos viendo es injusto, leyes creadas por hombres que son injustas, que su único objetivo es sacar a gente de este país que NO le hacen daño a nadie. Leyes que lo que están logrando es destruir familias, quitándole a niños nacidos en este país, la figura más importante en el hogar, la del PADRE.

Mi pregunta es, ¿cuál es su delito? ¿Salir al amanecer del día a trabajar 12-15 horas con las pagas y condiciones quizás más deplorables para así poder proveer a los suyos?

¿Pero cuando el proveer para los nuestros es algo opcional? ¡Yo no veo eso en la Biblia! ¿Acaso no es a lo que se nos emplaza en 1 Timoteo 5:8?

"El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe, es peor que un incrédulo."

Pregunto, ¿NO es eso lo que vienen a hacer millones de seres humanos creados por el mismo Dios a esta nación?

Si todos fuéramos honestos, aceptaríamos que a eso es lo que vienen la mayoría de los que llegan a este país. A proveer a los suyos.

Entonces si esto es así, ¿por qué continuamos permitiendo esto? Cuando venia de camino del cuartel esta madrugada y también ayer después de aquel proceso de negociación con aquel oficial que estaba arrestando a un joven hispano que tenia una licencia de "otro país"; venía una sola pregunta a mi mente: ¿Cómo Dios ve esto?

¿Sabe lo que hice? Fui a preguntarle a Él. Fui a la Biblia, a leer en Su Palabra lo que Él tiene que decir. Mire algunas de las cosas que encontré:

Y al extranjero NO engañarás NI angustiarás, porque extranjeros FUISTEIS VOSOTROS en la tierra de Egipto. Éxodo 22:21

Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que NO HACE acepción de personas, ni toma cohecho; que hace justicia al huérfano y a la viuda; que AMA también al EXTRANJERO dándole pan y vestido. AMAREIS, pues, al extranjero; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Deuteronomio 10:17-19  

Maldito el que pervirtiere el DERECHO del EXTRANJERO, del huérfano y de la viuda... Deuteronomio 10:17-19  

NO oprimáis a la viuda, al huérfano, al EXTRANJERO ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano. Zacarías 7:10

También vino a mi mente lo que Jesús espera de nosotros:

"Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui FORASTERO, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí."  Mateo 25:35-36

¿Qué si hay más evidencia bíblica? ¡Claro! Pero mientras estudiaba esto me preguntaba si es que algunos no han notado que la Biblia nos da ejemplos de inmigrantes. O es que olvidamos el que José fue un inmigrante forzado, que Moisés, Abraham, Rut y muchos otros en el Antiguo Testamento fueron inmigrantes.

¿Qué hacemos con la historia de Jesús? ¿O es que usted no ha leído el Evangelio de Mateo dónde encontrará al niño Jesús y su familia recorriendo unas 700 millas, cruzando fronteras internacionales y cambiando al menos 3 veces su lugar de vivienda o domicilio?

Y yo se lo que algunos me podrán decir: "Pastor, la Biblia dice en Romanos 13:1 que toda persona debe someterse a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios..."

¡Lo sé! Estoy claro que está establecido que las leyes y los gobiernos han sido ordenados por Dios y que deben respetarse.

Estoy consciente que la inmigración ilegal es quebrantar la ley y no estoy impulsando ni avalando esto. De lo que estoy hablando es que no debemos despachar este asunto citando solo esta Escritura, porque las cosas no son así de sencillas.

No podemos ni debemos hacer eso, máxime cuando las condiciones inhumanas, gobiernos corruptos y el abuso que se tiene en muchos países es el causante de la inmigración en masa a la tierra del sueño americano.

¿O es que hemos olvidado como se formó esta nación? ¿O es que Estados Unidos de América ha olvidado que aquí inicialmente los que habitaban eran nativos y que llegaron extranjeros de muchas partes del mundo y fueron invadiendo y tomando posesión de la tierra de los que estaban aquí cuando ellos llegaron?

¿Es que hemos olvidado que antes de Texas estaba Tejas?

Mi madre muchas veces me decía: "Lo que es igual NO es ventaja..."

Entonces, si lo que sucede ahora ha sucedido siempre, ¿cuando es que se convirtió en ilegalidad el que otro ciudadano venga a este país a desear para él y los suyos, lo que los antepasados y padres de esta nación querían y lograron que disfrutan la mayoría de sus herederos?

El problema es cuando queremos para unos pocos lo que no queremos para TODOS, eso es INJUSTO y eso a la larga y a la postre produce violencia.

Pablo cuando le hablaba a los Gálatas le dijo unas palabras que algunos rogarían que no estuvieran en la Biblia:

Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.  Gálatas 3:28

Entonces si creemos esto, debemos vivir esto. ¡Yo lo creo, yo lo predico y en Quail Springs, vivimos bajo este principio!

El Caballero de la Cruz fue a dar Su vida, por que la entregó, NO se la quitaron pero la entregó por TODOS, no solo por blancos o negros o hispanos o asiáticos o europeos; Jesús fue a la CRUZ POR TODOS, no por unos pocos.

Yo no pretendo resolver el problema pero hoy más que nunca, estoy comprometido a no darme por vencido. Y no me daré por vencido sólo por el hermano que esta hoy detrás de las rejas, o por su madre, su esposa o su hijo; no me daré por vencido porque existen millones que están en la misma situación y también por ellos, Jesús murió en la cruz.

Te invito y emplazo a no ignorar este problema porque a ti "no te afecta". Mi padre me enseñó y es uno de los nortes en mi vida, a ver la necesidad alrededor mío. Mi viejo me decía: "Hijo, NUNCA juzgues la crisis, el dolor o necesidad de los demás, AYUDALOS; nunca sabes cuando tú, yo o uno de los nuestros pueda estar en la misma situación."

En vez de estar juzgando o condenando, debemos asegurarnos que con nuestras vidas (palabras y acciones) podamos contestar la pregunta que Jesús nos hará cuando estemos en Su presencia: "¿Donde estabas tú cuando yo estaba FORASTERO?"

NO hay duda de que NECESITAMOS UNA REFORMA MIGRATORIA pero en lo que se logra, veamos esta realidad como un gran campo misionero, un gran campo de oportunidades para compartirle y demostrarle el AMOR DE CRISTO A TODOS, Y NO A ALGUNOS POCOS como algunos han pretendido enseñar.

¡Dios les Bendiga!

 

 



  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]