Share |

Ya llegó el 2018. A algunos les asusta la rapidez con que pasó el 2017. Y otros no pueden esperar pasar la página, porque este año piensan graduarse o tal vez casarse. Sin embargo, en cualquiera de los dos casos, ¿quién de nosotros sabe qué traerá el 2018? Hablando en serio, ¿quién de nosotros sabe qué nos deparará el futuro? 

Si alguna vez se ha preocupado o inquietado por el futuro, nuestro Dios misericordioso nos ha dado un versículo muy poderoso, que se encuentra justo en medio del libro de Jeremías en el Antiguo Testamento. El profeta Jeremías tuvo mucha razón para preocuparse por el futuro. Día tras día sufrió porque defendió la verdad de Dios y proclamó la palabra de Dios. Pero Dios hizo que Jeremías viera el futuro y supiera la verdad acerca de lo que le esperaba. Dios le dijo a Jeremías, y le dice a usted: “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes—afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. 

¡Qué palabras tan consoladoras y alentadoras! Este es el plan supremo de Dios para todos los creyentes —un plan que se cumple en el cielo, y sin embargo los creyentes encuentran que estas palabras se cumplen aun ahora. Que quede bien claro, Dios no le está prometiendo a usted una gran cantidad de dinero en una rifa o lotería. No le está diciendo que nunca tendrá cáncer o alguna otra enfermedad. Le está diciendo a usted y a mí que ÉL SABE. Sabe el plan —el plan supremo— que está centrado en Jesús. 

Debido a Jesús tenemos la esperanza segura del cielo. Por causa de Jesús tenemos un futuro que está libre de todo pecado, dolor, de toda vergüenza y tristeza. Debido a Jesús, nuestro Salvador, que vivió y murió y resucitó en nuestro lugar, no tenemos que preocuparnos ni inquietarnos por lo que traerá el 2018. Pase lo que pase aquí, por la fe en Jesús nuestro futuro está establecido. Dios lo sabe y quiere que usted también lo sepa. 

A medida que transcurre el 2018, podemos hacer planes, podemos establecer metas. Sobre todo, podemos tener confianza porque nuestro Señor conoce los planes supremos que tiene para nosotros, ¡y ya nos los ha comunicado! Viva usted en esta confianza y comparta estas promesas, porque hay muchas personas a nuestro alrededor que están sumamente preocupadas por lo que les depare el futuro. ¡Hábleles de Jesús, él es quien lo sabe!



  • [4 Fotografias]

  • [9 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]