Share |

 

El 15 de junio del presente año el gobierno del presidente Donald Trump, anuló el programa de Acción Diferida para Padres (DAPA), que iba a permitir a unos 5 millones de padres indocumentados de ciudadanos y residentes legales permanentes pedir el amparo ante futuras deportaciones. 

El programa de DAPA fue implementado dentro de la Acción Ejecutiva del presidente Barack Obama en el 2014, que además de proteger de la deportación a padres de ciudadanos y residentes permanentes, extendía la cobertura de la Acción Diferida de 2012 (DACA) para los dreamers. 

Después de la decisión tan radical del presidente Trump, solo queda la desesperanza de muchos indocumentados del país. Según un estudio del Migration Policy Institute, unos 3,6 millones de personas habían aplicado en estos últimos 3 años para el programa de DAPA donde ciertamente estarían protegidos ante las masivas deportaciones que ha implementado el presidente Trump desde su llegada al mandato de los Estados Unidos. 

Del mismo modo, Trump ordenó aumentar la seguridad fronteriza e intensificar las redadas de indocumentados, especialmente de aquellos que pertenecen a bandas criminales o tienen delitos pendientes. Muchas de las personas estuvieron en el proceso solo pierden las esperanzas ya que la Corte Suprema no interfirió para seguir con este programa. 

No obstante, la mayor intensidad de las redadas ha afectado también a inmigrantes indocumentados sin antecedentes y con trabajos donde pagan impuestos. Nuevamente 

la incertidumbre se adueña de los padres indocumentados que han sido afectados con esta nueva reforma. 

Por otro lado, más de 5.300 inmigrantes nicaragüenses se quedarán sin sus permisos para vivir y trabajar en Estados Unidos dentro de poco más de un año puesto que el gobierno de Donald Trump decidió poner fin al programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) para Nicaragua. 

El presidente Trump desde que llegó a la administración de los Estados Unidos, ha sido el monstruo de muchos inmigrantes ya que su postura ante los indocumentados ha sido fuerte y a su vez devastadora para quienes tenían las esperanzas de seguir protegidos por diversos programas que anteriores presidentes habían creado para el beneficio de los mismos. 

Ahora bien, después de otro golpe contra inmigrantes e indocumentados solo queda la desesperanza abrumadora de millones de padres. No existe ningún organismo que pueda ayudar a estas personas que permanecen sin rumbo después de la decisión del mandatario. 

Muchas de estas personas cuando llegan a este país, vienen con el fin de seguir adelante ya que en sus países no pudieron lograr sus objetivos; es entonces donde se hacen la interrogante del por qué tanto odio y tanto resentimiento para ellos, si solo desean construir un mejor futuro para sus hijos y familiares. 

Nuevamente, el presente gobierno desvanece los sueños de muchas familias que han luchado durante años para obtener una vida óptima, así mismo, han sembrado el miedo y la desgracia de miles de personas que solo han tratado de construir un mejor futuro.



  • [4 Fotografias]

  • [9 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]