Share |

El departamento de Servicios Humanos y de Salud de Estados Unidos (HHS) y la Fuerza Aérea han convertido una base aérea en San Antonio, Texas, en un refugio temporal para un centenar de niños indocumentados, luego de verse sobresaturados con la cantidad de menores de edad que cruzan ilegalmente la frontera, de acuerdo con un informe del diario San Antonio Express-News.

Si bien la cantidad de inmigrantes que cruzan sin documentos se ha derrumbado en los últimos cinco años, el número de niños que entran al país de manera ilegal sin presencia de padres o tutores ha seguido en aumento en los últimos tiempos, de acuerdo con la división de Servicios para Niños no Acompañados en HHS. El aumento ha llevado a la búsqueda de soluciones temporales tales como el refugio en la base aérea, agotando los ya mermados recursos que tienen las agencias federales y los grupos que representan a los niños indocumentados.

En el ámbito nacional, la inmigración sigue siendo un tema candente. El domingo pasado, el candidato presidencial republicano Mitt Romney hizo un llamamiento a que se legisle una medida similar a la del DREAM Act, de manera tal que permita a algunos inmigrantes indocumentados que entraron al país como niños, convertirse en ciudadanos, a pesar de que en enero se había comprometido a vetar la ley en su forma actual. El DREAM Act recibe el apoyo del 91% de los latinos.

En los últimos tres años, HHS estima que se hizo cargo de unos 8,000 niños que trataron de cruzar la frontera solos. Pero a partir de octubre pasado, los números subieron a más de 4,000 un aumento del 77% desde el primer trimestre del año, de acuerdo con un informe de AP. HHS informó que en la actualidad se está encargando de más de 2,100 menores indocumentados.

A pesar de que no existe explicación para el reciente aumento en el número de estos niños, activistas del grupo Kids In Need of Defense (Niños que necesitan defensa o KIND, por sus siglas en inglés), una organización que proporciona servicios legales gratuitos a menores no acompañados, dijo a The Huffington Post que muchos de los niños que llegaron solos a Estados Unidos lo hacen para huir de la violencia doméstica, la crisis política y el tráfico humano.

"A menos de que algo mal haya en sus vidas, los niños no cruzan solos las fronteras internacionales", dijo Wendy Young, presidenta de KIND, a The Huffington Post.

Dos terceras partes de los menores que están llegando a la base aérea Lackland en San Antonio son de Guatemala, El Salvador y Honduras, en tanto un 12% son de México. El 80% de ellos son varones y un 83% son mayores de 14 años, según un informe de AP. Sin embargo, la Comisión de Mujeres Refugiadas halló que la edad promedio de un niño no acompañado que obra en poder de las autoridades migratorias es de 14 años.

Según el San Antonio Express-News, los 100 niños estarán alojados en dormitorios con lugar para un millar de estudiantes que están actualmente vacías, tienen duchas y salón comedor, hasta que el gobierno decida qué hacer con cada uno de ellos. Según AP, HHS distribuirá eventualmente a los 100 niños en 13 estados, donde recibirán "vivienda provista por el gobierno, así como cuidado de salud y tratamiento psiquiátrico" hasta que puedan ser juzgados.

Un menor no acompañado que está en poder de HHS debe someterse a una audiencia con un juez de inmigración, quien decide si él o ella serán devueltos a sus casas, entregados a un tutor legal dentro de Estados Unidos o bien se les concederá asilo. Generalmente, 9 de cada 10 de ellos son reunificados con un familiar, dijo la AP.

 

 



  • [9 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [8 Fotografias]

  • [5 Fotografias]