Share |


E
l 5 de Agosto el presidente estadounidense Donald Trump cumplió su amenaza de acabar con la ley implementada por el Presidente Obama, DACA o (Deferred Action for Childhood Arrivals), terminando así los sueños de más de 800.000 jóvenes que fueron traídos a los Estados Unidos de niños. 

Que no es justo dicen los soñadores que sus padres no hayan luchado en su país de origen para que realicen sus sueños allí y que no es su culpa de que los hayan traido aca a soñar ilegalmente. 

Entonces de quien es la culpa. Lógicamente que ellos no tienen la culpa sino sus padres que los trajeron y ahora los anti inmigrantes Republicanos y su presidente Donald Trump, quienes no comprenden que estos jóvenes no deben ser regresados a un país donde no se criaron, no entienden bien ese idioma y con el cual no se identifican. 

El representante del Senado, Jeff Sessions fue el vocero que anunció la infausta noticia de la decisión del presidente. 

Está, claro no debería ser dificil entender que los Estados Unidos ya ha invertido millones de dólares en educar a estos jóvenes y que algunos, inclusive muchos estan terminando sus carreras y ya ocupan puestos en el campo laboral y que al retornarlos a su país de origen solo sería truncar sus sueños de desarrollar sus aptitudes, ejercer sus profesiones, servir a sus comunidades y causar serios dañños a la economía estadounidense. 

Trump, ha condicionado al Congreso su apoyo a una nueva iniciativa del congreso para ayudar a los ´´Dreamers´´, siempre y cuando se le apoye con los fondos para una innecesaria muralla en la frontera. Este falso intento del presidente en tratar de no parecer como el malo de la película solo lo convierte en un mayor villano porque el daño ya está hecho: la Vía legal ha sido truncada y el derecho que les otorgó el Presidente Obama por decreto ha sido negado. Ahora solo queda un camino, el cual es la lucha. 

Para todo hay un tiempo dice un pasaje de la Biblia y el tiempo de la comunidad de luchar por estos jóvenes es ahora; poniendo presión a los senadores de Oklahoma Jim Imhofe, Tom Coburn and Mike Langfor. A través de llamadas a sus oficinas. Los mensajes a estos senadores y al presidente Trump deben ser dejados en la linea de comentarios de la Casa Blanca y a la operadora de switch board. 

El teléfono del switch board de la Casa Blanca para dejar un mensaje al presidente es 202 456 1111 y el teléfono de comentarios para dejar mensajes a determinados congresistas es 202 456 1414.



  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]