Share |

Foto: El narcotraficante y asesino de origen cubano, Raúl Sierra. 

Durante una audiencia preliminar llevada a cabo el viernes 11 de agosto a un acusado de asesinato un homicidio cometido hace 35 años en Oklahoma City, un testigo declaró que el acusado le dijo que pusiera música fuerte para amortiguar el sonido de una explosión de escopeta. 

El testigo dijo que Raúl Sierra, un traficante de cocaína, le dijo que tocara “Abracadabra” de Steve Miller Band en el tocadiscos de discos de vinil. Sierra tenía una escopeta recortada y quería matar a uno de sus vendedores de drogas, que estaba “desmayado” en un sofá, dijo el testigo a un juez del condado de Oklahoma. 

Después de que la canción comenzó a tocar, el testigo, John Walters, y su esposa fueron llevados al dormitorio trasero de su casa, según su testimonio. 

Sierra, ahora de 66 años, es acusado de matar al narcotraficante Wilfredo Roberto Matos Osorio, entonces de 23. Sierra fue arrestado en diciembre en Nueva Orleans en relación con el asesinato ocurrido en 1982, según la Oficina Estatal de Investigación de Oklahoma. 

Los fiscales acusaron a Sierra de asesinato en primer grado por su participación en este asesinato, el viernes, mientras estaba encadenado y vestido con un uniforme de cárcel naranja, Sierra se declaró no culpable de la ofensa. 

La audiencia preliminar del viernes concluyó con el juez especial Mark McCormick encontrando suficiente evidencia para enviar a Sierra a juicio. El tiroteo se supone que ocurrió en noviembre de 1982, en algún momento alrededor del Día de Acción de Gracias.



  • [5 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]