Share |

Los trabajadores temporales con visa, que en 2016 eran más de 134.000, están comenzando a reemplazar a los indocumentados en el trabajo agrícola, afirma un reporte presentado hoy.

El análisis “Trabajo agrícola e Inmigración: ¿De no autorizado a H-2A para algunos?” muestra una importante tendencia de cambio en la fuerza laboral agrícola del país con un incremento en la contratación de trabajadores temporales utilizando las visas H-2A y una disminución en el porcentaje de trabajadores indocumentados.

Elaborado por Philip Martin, economista agrícola de la Universidad de California (UC) Davis, el estudio destacó que los trabajadores agrícolas con visa temporal H-2A pasaron de 1,1 a 1,4 millones en la última década.

De manera correlacionada, el porcentaje de trabajadores indocumentados “disminuyó de 55 % a 47 % entre 2000 y 2014”, aseguró el informe reseñado hoy por el Instituto de Política Migratoria (MPI).

“La expansión del programa H-2A se debe en parte al hecho de que elimina la incertidumbre sobre si habrá o no suficiente mano de obra cuando se necesite, una preocupación urgente particularmente después de la recesión y de la desaceleración de la inmigración mexicana a los Estados Unidos” afirmó Martin.

El investigador resaltó que la utilización del programa de visas temporales para trabajadores agrarios pasó de 11.000 visas otorgadas en 1996 a más de 134.000 en 2016.

Basado en la información de la Encuesta Nacional de Trabajadores Agrícolas del Departamento del Trabajo (NAWS) el analista encontró que los empleadores agrarios también están tratando de “retener por un tiempo más largo” a los trabajadores.

Así, muchos trabajadores agrícolas han estado vinculados con sus mismos empleadores un promedio de siete años y algunos ofrecen incentivos para aquellos trabajadores que completan el ciclo de la cosecha.

Las ayudas técnicas igualmente se están incrementando para facilitar la productividad de los trabajadores como el caso de bases hidráulicas que facilitan la recolección de los frutos o bandas mecánicas de transporte para llevar las canastas con productos que ahorran tiempo y energía a los trabajadores.

Adicionalmente la industria agrícola ha incrementado la utilización de maquinaria para reemplazar mano de obra, especialmente en procesos donde se facilita como el riego y la siembra.

El análisis igualmente destacó que cada vez hay menos tendencia de los trabajadores de movilizarse para ir siguiendo el ciclo de cosechas en busca de trabajo y se ha producido un aumento en la contratación de trabajadores mayores.

El estudio recomendó que los empleadores aumenten la recolección y análisis de datos sobre la fuerza laboral y las necesidades en el trabajo agrícola.



  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]