Share |

Al menos seis controles antidopaje sorpresa han tenido los boxeadores mexicanos Julio César Chávez Jr. y Saúl “Canelo” Álvarez y en todos han salido limpios rumbo a la esperada pelea del 6 de mayo.

“Todo ha salido limpio, el último reporte de las tres pruebas a ambos del 27 de marzo. Tengo entendido que al menos van seis pruebas a cada uno de sangre y orina, la mayoría de sangre, y todo ha salido bien afortunadamente”, dijo Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Durante la presentación oficial del cinturón huichol que será entregado al ganador de la pelea que se realizará en la T-Mobile Arena de Las Vegas, Sulaimán dijo desconocer si habrá más controles antes de la misma, pues el proceso es aleatorio y sorpresa, pero los púgiles sí serán sometidos a más pruebas después de la batalla.

Honor en juego

Para Sulaimán, el ganador del combate entre Saúl Álvarez y Julio César Chávez Jr. llevará consigo el estandarte del boxeo mexicano, en una pelea donde ambos gladiadores se disputan el honor.

“Ambos se juegan el honor y el ganador llevara la estafeta de ser el representante de México ante el mundo en el boxeo (…) existe una rivalidad deportiva natural, se han cruzado declaraciones y saben que se están jugado todo”, apuntó el presidente del CMB.

El propio mandamás del organismo añadió que este combate tiene todos los elementos para ser un éxito deportivo, dada la calidad de ambos púgiles mexicanos.

“Ha sido ya un éxito económico para los promotores y un éxito mediático porque todo el mundo se ha metido en redes sociales y en todas partes se habla de la pelea”, señaló Sulaimán.

Presentan cinturón huichol para el pleito

Una obra de arte completa, creada a partir del arte huichol, será la que recibirá el ganador de la pelea entre los mexicanos Saúl “Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Jr.

Mauricio Sulaimán señaló que debido a que en la pelea no habrá campeonato en juego y está fuera de peso, el cinturón es un premio “simbólico y es una pieza única” y se entregará al ganador en la Ciudad de México.

El artista Luis de la Cruz López, quien fue el encargado de trabajar la pieza, dedicó unas 300 horas de trabajo para colocar unas 40 mil chaquiras mediante la técnica de pintado con chaquiras, pegado de los cristales uno por uno, y tejido de chaquira, previo boceto en papel milimétrico.



  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]