Share |

En un hecho sin precedentes en España, una madre de familia fue denunciada por su propio hijo de 15 años, debido a que le quito el celular para que pueda estudiar. 

Tras un fugaz “investigación”, el Juzgado de lo Penal 1 de Almería decidió absolver a la mamá al considerar que no incurrió en un delito de malos tratos, pese a que la Fiscalía exhortó que se le impusiese una condena de nueve meses de prisión. 

El magistrado precisó que la progenitora (al quitar el celular a su hijo) se encontraba “en el pleno derecho y correcto ejercicio” de los derechos y obligaciones de la patria potestad. 

Asimismo, añadió que si la mujer se “extralimitó”, pues es de su absoluta responsabilidad como madre por “haber dejado a su hijo jugando con el móvil y no hacerlo estudiar”. 

“Entre las obligaciones que se establecen en el Código Civil derivadas de la patria potestad está la de preocuparse por la educación de los hijos, que es precisamente lo que hizo la acusada en la acción enjuiciada, sin utilizar rigor alguno innecesario para ello”, concluyó.

El diario provincial “La voz de Almería” reveló que, según los hechos probado en la sentencia, en días pasados, la mujer decidió quitarle el celular ya que su hijo no quería dejar jugar con el dispositivo y ponerse a estudiar. Ante la negativa del menor, la progenitora tuvo que forcejear para arrebatárselo. 

 



  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]