Share |

 

La familia es un lugar de encuentro. En ella coinciden de manera natural varios seres humanos, no por casualidad, sino unidos por la paternidad, la filiación o la fraternidad, y a partir de la mutua elección de un hombre y de una mujer.

Los niños son el futuro del país, por lo que no hay que perder de vista que esos niños nacen en una familia.   En la familia el ser humano establece sus primeros contactos biológicos y afectivos: de ella dependen su vida y su seguridad.

Los padres le dan la vida a los hijos procreándolos, pero deben también favorecer su desarrollo personal y social. Así pues, los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos y tienen el deber de procurar un ambiente cordial y favorable para ese fin.

Se dice también que la familia es el núcleo de la sociedad porque de ella depende la comunidad social. Es en la primera donde el hombre aprende a relacionarse con los demás para luego formar la sociedad.

Como sean las familias, así será la sociedad.

 

Distintos conceptos de la familia

La familia es un lugar de encuentro. En ella coinciden de manera natural varios seres humanos, no por casualidad, sino unidos por la paternidad, la filiación o la fraternidad, y a partir de la primera y mutua elección de un hombre y de una mujer, que al casarse fundaron ese hogar que es un ámbito de encuentro.

La definición que encontramos en el diccionario nos dice que la familia es un "grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas bajo la autoridad de una de ellas"; es una "comunidad instituida por la naturaleza para cubrir las necesidades de la vida cotidiana".

La familia es una célula viva y, como todo ser vivo, requiere ciertos cuidados para preservarse.

La persona cuenta con una serie de cualidades y de características o, lo que es lo mismo, con una serie de potencialidades, a veces dormidas.  La persona que podrá servir mejora a los demás será la que mejor haya conseguido desarrollar sus posibilidades. Estamos hablando de una persona educada íntegramente. La familia, por sus lazos naturales, favorece el desarrollo de lo irrepetible de la persona, es decir, de su intimidad y de los valores humanos que todas las sociedades necesitan.

Si se concibe al hombre como un ser libre se entenderá la necesidad de la familia para conocer las limitaciones personales y las posibilidades de cada individuo, ya que ella le permite superar unas y aprovechar las otras con miras a alcanzar un mayor autodominio.

La familia también hace falta para que la sociedad vaya adquiriendo cierta calidad de acuerdo con la riqueza individual de sus miembros.

¿En qué grado quedan satisfechas las necesidades de la persona mediante su contacto con la familia? La satisfacción no es un estado pasivo de su bienestar. La persona necesita unas condiciones adecuadas para lograr su bienestar y para ello debe contar con sus ingresos mínimos, limpieza, luz, comida, etc. Pero la satisfacción se encuentra no solamente al nivel de las necesidades corporales elementales; también se refiere a una compensación de acuerdo con las potencialidades de la persona y de su esfuerzo; por tanto, hablamos de dos niveles: el de bien-estar y, principalmente, el del bien-ser.

La familia es el primer espacio educativo donde puede y debe vivirse la experiencia de saberse aceptado incondicionalmente. Esta vivencia se encuentra enraizada en los vínculos que unen a la familia. Ésta es el ámbito natural del amor, la primera escuela de valores humanos y sociales, y el agente que educa a sus miembros y se abre a la gran comunidad humana, compartiendo con ella sus bienes.

La familia es un lugar insustituible para el desarrollo de la afectividad del niño y del adolescente.

 



  • [6 Fotografias]

  • [7 Fotografias]

  • [7 Fotografias]

  • [9 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [8 Fotografias]

  • [5 Fotografias]