Share |

A pesar de que se han efectuado numerosos estudios científicos sobre la postura que conviene adoptar en la cama para dormir, no existe un consenso médico ni conclusiones definitivas sobre este asunto, cuyo enfoque depende además de los posibles problemas de salud que pueda experimentar cada persona en particular. 

Algunos profesionales recomiendan dormir boca arriba y con los brazos a lo largo del cuerpo, lo cual ayudaría a evitar el dolor de espalda al ser una posición estable, mientras que otros aconsejan dormir de costado, porque posibilitaría respirar mejor, evitar los reflujos estomacales y la obstrucción de las vías respiratorias. 

Ahora un estudio de la Universidad Estatal de Stony Brook (Nueva York, EUA) (www.stonybrook.edu) refuerza la recomendación de dormir de lado, al concluir que recostarse en esta postura permite a nuestro cerebro librarse de las sustancias que podrían contribuir a enfermarlo y causarle procesos degenerativos en el futuro. 

Según sus conclusiones, dormir sobre un costado del cuerpo puede contribuir a que se eliminen más eficazmente los residuos del cerebro, en comparación con descansar sobre la propia espalda o sobre el estómago, y adoptar esta posición lateral puede ser una práctica importante para reducir las probabilidades de desarrollar el alzhéimer, el parkinson y otras enfermedades neurológicas. 

SISTEMA DE 

LIMPIEZA GLINFÁTICA 

Los doctores investigadores Helene Benveniste y Hedok Lee, entre otros, descubrieron que dormir de lado es lo mejor para limpiar el cerebro, al analizar una serie de imágenes de resonancia magnética en movimiento de la llamada “vía glinfática”, un complejo sistema que elimina del cerebro los desechos y otros compuestos químicos nocivos. 

La doctora Benveniste, investigadora principal y profesora de Anestesiología y Radiología en Stony Brook, y sus colegas estudiaron con este método, denominado “RMI de contraste dinámico` los cerebros de una serie de roedores de laboratorio, anestesiados y colocados en tres posiciones diferentes: lateral (de lado), prona (boca abajo), y en posición supina (boca arriba). 

Este método permitió identificar y definir la estructura de la vía glinfática, los puntos donde el líquido cefalorraquídeo se filtra al cerebro y los intercambios con el líquido intersticial cerebral, un proceso destinado a limpiar los residuos, similar al que desarrolla el sistema linfático del cuerpo, para eliminar los desechos de los órganos, según Stony Brook . 

Es precisamente durante el sueño cuando la vía glinfática es más eficiente en sus tarea de limpieza, según los investigadores. 

Consultada sobre si tienen alguna hipótesis de la causa o los mecanismos del efecto beneficioso de dormir de lado, la doctora Helene Benveniste, señala que podría deberse a que el líquido cefalorraquídeo varía su recorrido dependiendo de determinadas posiciones que adopte el cuerpo. 

 

“Creemos que en la posición de “decúbito prono` (tendido boca abajo y con la cabeza de lado), que es la menos eficiente, este líquido se desvía lejos de la vía glinfática del cerebro y en su lugar se mueve a la médula espinal”, señala Benveniste.



  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]