Share |

Los estudiantes Hispanos han estado desertando las clases antes de graduarse de la preparatoria por décadas. La deserción escolar llegó en ciertas ocasiones a un alarmante 40 %. 

¡Pero es que la problemática de los niños migrantes nunca fue entendida por las autoridades, padres de familia, ni por los mismos estudiantes! 

Nuestros niños vienen a un nuevo país, usualmente, acompañados por un padre de familia y en muchos casos solos o acompañados de coyotes. Los niños traen limitados conocimientos de su idioma y de materias curriculares como matemáticas, ciencia, geografía entre otros; sin mencionar la falta de conocimiento del nuevo idioma de su nueva morada. 

Tradicionalmente a estos niños se los ha empujado a una piscina sin saber nadar y destinados a ahogarse porque las circunstancias en las que se enfrenta han sido totalmente desfavorables a su crecimiento educativo. 

Cuando llegué a Oklahoma hace 25 años pude constatar que las administraciones educativas eran reacias a implementar cualesquier Ley Educativa que permita al niño ser educado de una manera bilingüe, esto es en el idioma español mientras aprendía el idioma de nuevo país y la única inmersión era en el idioma inglés; en otras palabras no se capitalizaba en los conocimientos y habilidades que el niño traía consigo. 

Lógicamente que al pasar del tiempo la brecha educativa entre un niño hispano y un anglo se agrandaba hasta que el niño se desanimaba y finalmente desertaba la escuela. A este problema se aumentaba la falta de conocimiento del padre o la madre del idioma inglés y en otras materias. Los padres, ni siquiera asistían a las escuelas por desidia, que meimportismo, o porque no entienden lo que dicen en las reuniones. 

NIÑOS TONTOS 

En calidad de Presidente del Comité de Padres de Familia pude constatar en una ocasión que en la Escuela Lee del Sur de Oklahoma City 30 niños habían sido reprobados, por considerar que estos niños mexicanos eran tontos y retrasados mentales. Lógicamente que presenté la protesta ante el Departamento de Educación y se remedió la situación, no sin antes recibir represalias en contra de mi persona como profesor en el sistema; desde entonces se me negó el trabajo en el sistema. 

Con el propósito de indagar sobre las enseñanzas y programas que se utilizan y que existen hoy en las escuelas de Oklahoma City para educar a niños inmigrantes intentamos comunicarnos con el Departamento de Educación Bilingüe y a pesar de multiples llamadas en las que me tuvieron rebotando de departamento en departamento, finalmente, logré contactar a la Señora Elizabeth Ramírez, Representante bilingüe del departamento de Educación; ella me dijo que contácte a un señor EW Berry para conseguir la informacion requerida. Cuando contactamos al mencionado empleado nos prometió enviar la información, y hasta el cierre de esta edición no recibimos nada. 

Hace unos 10 años habían activistas como Iris Santos que realizaban advocacía por la educación bilingüe en Oklahoma City, pero desde que ella falleció, no he tenido conocimiento de que alguien se esté preocupando de este problema que afecta al progreso de los niños emigrantes. 

PARTICIPACIÓN DE PADRES DE FAMILIA. 

Ante la falta de líderes que se preocupen por la educación bilingüe, los padres de familia deben ir a las escuelas y pedir que se de irmersión en ambos idiomas a los niños en todas las escuelas. Los padres no pueden permanecer oblivios ni ausentes en la enseñanza de sus hijos. Ellos deben tratar de superarse aprendiendo el idioma Inglés y otras materias para poder ayudar a sus hijos en las tareas. Además, deben asistir a las reuniones de padres de familia, y estar en constante comunicación con los profesiores. Los padres de familia no pueden dejar toda la carga a los maestros y peor echarles la culpa del bajo rendimiento y deserción escolar. Deben recordar que el abandono del sistema y los padres de familia llevan a nuestros jóvenes a unirse a pandillas y terminan presos o muertos. 

 

Los que somos padres de familia debemos recordar que vinimos a este país en busca de una vida mejor y apara superarnos, más no a perder a nuestros hijos o legarles a ellos y a sus futuras generaciones una vida delincuencial de mísera e ignorante. 



  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]