Share |

Un un primer momento, Antonio Margarito pensó que sólo había sido un buen golpe de Manny Pacquiao y que el ojo simplemente se le estaba hinchando.

 

Luego se enteró de que había sufrido una fractura en el hueso orbital durante la derrota de noviembre.

 

"Nunca pensé que iba a ser una lesión que amenazaría mi carrera hasta que me dijeron en el hospital que me tenían que operar", dijo el Tornado de Tijuana a través de un traductor. "Ahí es cuando empecé a darme cuenta de que mi carrera podría llegar a su fin".

 

No fue así, y Margarito regresará al ring el 3 de diciembre en una revancha contra Miguel Cotto por el título súper welter de la AMB de la estrella de Puerto Rico en el Madison Square Garden.

 

El ex campeón de peso welter de 33 años consideró retirarse después de la cirugía a la que tuvo que someterse a causa de la fractura y un nuevo procedimiento hace unos dos meses y medio por una catarata causada por el golpe. Sin embargo, los médicos le aseguraron que aún podía pelear.

 

Todavía no puede desprenderse de los rumores de lo ocurrido en enero del 2009, cuando Margarito fue sorprendido con una sustancia similar al yeso en los vendajes de las manos antes de una derrota frente a Shane Mosley.

 

Durante una conferencia de prensa en Manhattan el martes para promover el combate, Cotto les mostró a los reporteros una foto en su teléfono de las manos de Margarito después de su pelea, que según él sugería un vendaje inadecuado.

 

"Cuando lo derrote, todo el mundo podrá verlo", dijo Margarito.

 

Margarito detuvo a Cotto en el 11° asalto de una pelea emocionante en julio del 2008 para ganar el título welter de la AMB. Desde entonces, ambos han sido dominados por Pacquiao, y Margarito perdió más de un año por el escándalo de los vendajes.

 

El obstinado ataque de Margarito dejó a Cotto de rodillas dos veces en lugar de absorber más castigo, y su rincón tiró la toalla en el 11° asalto.

 

Pero los fans de la lucha pasaron a ver esa pelea con otros ojos cuando Margarito fue arrestado por tratar de usar protectores endurecidos en las manos contra Mosley el 24 de enero del 2009 en California. La Comisión de Atletismo de California confiscó los protectores sospechosos esa noche, los hizo analizar y se determinó que había presencia de elementos de yeso.

 

Margarito protestó diciendo que no había hecho nada malo, que su entrenador de aquel entonces, Javier Capetillo, había colocado los protectores, pero los oficiales no le creyeron. Decidieron que Margarito era culpable de una infracción muy grave; tratar de amplificar la potencia de su pegada cargando los guantes, y le aplicaron una suspensión de al menos un año. Tuvo una pelea regreso en su México natal en mayo del 2010, y luego consiguió el permiso para pelear en los EE.UU. el 13 de noviembre del 2010, contra Pacquiao, quien ganó por decisión unánime.

 



  • [7 Fotografias]

  • [7 Fotografias]

  • [9 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [8 Fotografias]

  • [5 Fotografias]