Share |

Cuando tu pareja te dice que sonriendo te ves más linda o más guapo, créele, es cierto. Una sonrisa saludable te puede embellecer más rápido que cualquier maquillaje o cirugía plástica. Además, es mucho más fácil de lograr y es casi gratis. Sólo necesitas cuidar tu boca y tus dientes a diario. 

Lo que no debes creer es lo que te dice la publicidad… que necesitas invertir en productos costosos o tratamientos complicados para tener una sonrisa saludable. El cuidar tu salud oral para tener esa linda sonrisa no requiere que hagas nada diferente a lo que tu mamá te aconsejó siempre. Aquí te recordamos algunas de esos consejos para cuidar tu higiene oral y mantener tu sonrisa saludablemente bella. 

Cepíllate los dientes. Piensa en todo lo que haces con tu boca: comer, hablar, tomar el café de la mañana, recibir bocanadas de aire fresco, probar tu dulce favorito… Por cada una de esas cosas, quedan residuos entre tus dientes que se convierten en bacterias rápidamente. 

Dientes limpios es igual a dientes sanos. Para mantener tus dientes limpios debes cepillártelos con una pasta dental (crema dental) con fluoruro después de cada comida y usar la seda dental a diario. Esto te ayudará a prevenir las caries causadas por las bacterias que se acumulan en las placas amarillas que se forman por los residuos de comida. Usa un cepillo de cerdas suaves y cámbialo mínimo cada tres meses. 

Cuida tus encías. Si no limpias tu boca a diario, las bacterias pueden terminar causándote enfermedades de las encías como la gingivitis, o peor aún, la periodontitis. Y en los casos más graves puede suceder que las bacterias entren al torrente sanguíneo (a la sangre). La clave para tener encías sanas está en usar la seda (el hilo) dental a diario para sacar todos los residuos de comida que el cepillo no alcanza a limpiar. Además, trata de no usar cepillos de dientes muy fuertes que las lastimen. 

Aliento fresco. El mal aliento algunas veces puede deberse a mala digestión, pero también puede deberse a las bacterias en tu boca. El cepillarte los dientes y usar la seda dental ayudan, pero prueba también cepillándote la lengua. ¡Si! La lengua también puede acumular bacterias que causen mal olor. Además puedes terminar tu ritual de higiene oral con un enjuague bucal. 

Ojo con los dulces. ¿Recuerdas que mamá decía que los dulces causan caries (picaduras)? Pues tenía toda la razón. A pesar de que las pastas dentales con fluoruro ayudan a proteger tus dientes, cuando comes dulce (o cualquier otro carbohidrato) y las bacterias en tu boca entran en contacto con él, se produce un ácido que corroe tus dientes y puede provocar caries. 

Pero no se trata de que nunca vuelvas a comer dulces. Lo clave está en que te laves los dientes después de comerlos, para así evitar que queden residuos pegados. 

Ve al dentista. Aunque hay cosas que puedes hacer por ti mismo, es importante que visites al menos 1 vez al año (idealmente dos) a tu dentista para que te haga una limpieza profunda y revise el estado de tus dientes y encías. Él o ella pueden descubrir cosas que tu no ves tan fácilmente. 

 

¿Viste qué fácil es? Así, con un poquito de cuidado y voluntad, puedes seguir luciendo una sonrisa saludable por muchos años. Porque ya sabes, no hay nada que una linda sonrisa no pueda lograr.



  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]