Share |

 

 Un panel de tres jueces del tribunal falló a favor de los 26 estados que entablaron una demanda contra los alivios. 

 En un duro revés a la Administración Obama, el quinto circuito de apelaciones en Nueva Orleans (Louisiana) conformado por jueces republicanos de ultras derecha, rechazó el martes 26 de mayo la petición de permitir la puesta en marcha de los alivios migratorios para cinco millones de inmigrantes indocumentados. 

 

 Un panel de tres jueces nombrados en la administración del ex presidente George Busch del tribunal falló a favor de los 26 estados que en diciembre pasado entablaron una demanda en contra de los alivios migratorios anunciados por el presidente Barack Obama el pasado 20 de noviembre. 

El gobierno había solicitado el pasado 12 de marzo que el tribunal frenara el fallo del juez federal en Brownsville (Texas), Andrew Hannen, que suspendió temporalmente la puesta en marcha de los alivios migratorios, que debían comenzar el pasado 18 de febrero. 

La extensión del programa de “acción diferida” para Dreamers (DACA) debía comenzar el pasado 18 de febrero mientras que otro para adultos con hijos residentes legales o ciudadanos estadounidenses, conocido por su sigla en inglés “DAPA”, debía comenzar el pasado 19 de mayo. 

Los inmigrantes amparados bajo ambos programas tendrían protección de la deportación durante tres años, además de recibir permisos de trabajo, número de Seguro Social, y licencias de conducir en aquellos estados donde se les permite. 

Este reciente fallo, que es considerado un ataque artero al presidente Obama y a los inmigrantes es un duro revés para la Casa Blanca que, tras el dictamen de Hanen, recurrió al quinto circuito de apelaciones para que permitiese poner en marcha los alivios migratorios mientras se resolvía más adelante los asuntos relacionados con la constitucionalidad de los programas. 

Bloqueo de DAPA afecta 

a todos los trabajadores 

La decisión del panel de tres jueces de inmediato causó reacción de rechazo e indignación de la mayoría de los grupos pro-inmigrantes, incluyendo el Centro Nacional para Leyes de Inmigración (NILC). 

Para Marielena Hincapié, directora ejecutiva de NILC, la economía y las familias inmigrantes pagarán las consecuencias de la decisión de hoy, e instó al Departamento de Justicia a que siga presionando por levantar el bloqueo de los alivios migratorios. 

 

Ante la negativa respuesta de los jueces en permitir la implementación de estos decretos del presidente, el gobierno apelará nuevamente, pero esta vez a la Corte Suprema de la Nación y el fallo se conocerá dentro de varias semanas más.



  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]