Share |

Aunque Nuestro Señor Jesucristo no nació en diciembre, sino en un frío día de abril, ni tampoco nació en un pésebre sino en una cueva tallada en unas rocas; aunque los reyes magos no fueron ningunos magos sino comerciantes nómadas pudientes que se guiaban por las constelaciones de estrellas, y que María no fue siempre virgen porque tuvo más hijos después que dió a luz al redentor, nadie puede negar que el nacimiento del unigénito hijo de Dios es un hecho real registrado en todos los evangelios escritos por los apóstoles y anunciados por profetas de la antigüedad.

 

 Aunque la Navidad es asociada con asuntos mercantiles, como fiestas y entrega de regalos y aunque en muchos colegios se impide celebrar este gran acontecimiento; este periódico se permite recordar a nuestros lectores sobre el verdadero significado de la Navidad, cual es el celebrar el nacimiento del más grande hombre y divino ser que vino al planeta para traer paz, enseñarnos el perdón y para enseñarnos el camino para llegar al Padre Celestial, Elohim, Adonai o Padre Aba. 



  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]