Share |

La región centroamericana vive momentos de zozobra a todo nivel

 

    La crisis económica internacional jala parejo y no anda viendo caras ni tamaños. Desde el llamado "primer mundo" o de los países mas desarrollados, hasta el "cuarto mundo" o de los países mas miserables porque llegaron tarde a la "repartición del pastel". Todo el mundo está afectado por el estado de cosas actual. Por desgracia, sobre los países mas pobres  repercuten de manera virulenta, los distintos fenómenos sociales  que hoy día tienen al mundo con la boca abierta.

 

    Centroamérica ha sido históricamente, desde tiempos pre y post independencia, una de las regiones del continente americano mas inestables. Cortísimos períodos de relativa calma se esfuman ante el embate de convulsiones sociales de todo tipo: desde golpes de Estado, revoluciones, asonadas, conspiraciones y disturbios, hasta violencia común y organizada, corrupción y narcotráfico que están muy de moda hoy día.

 

    Ha sido tal el nivel de deterioro en todos  los segmentos de la estructura social, que de un tiempo a esta parte se ha venido acuñando la expresión "estados fallidos" para definir  la incompetencia  y abrumadora incapacidad de los gobiernos regionales para detener el acelerado proceso de desgaste del sistema.

 

    El caso de Guatemala es particularmente representativo y, al momento de escribir este artículo, dos hechos dramáticos conmocionaron a la opinión pública nacional e internacional: la masacre de veintinueve humildes campesinos y el secuestro y descuartizamiento de un auxiliar de fiscal del Ministerio Público. Ambos hechos  sucedidos en sendos departamentos del norte del país y atribuidos directamente a comandos salvajes del narcotráfico que opera impunemente  por todo México y Centro América.

 

    Este macabro suceso corresponde a un gravísimo escalonamiento en la guerra abierta y sin cuartel que inició el gobierno de Felipe Calderón en México y que ahora se ha extendido por Centro e incluso regiones de Sudamérica. Así de candente está el problema, que ya se han dado reuniones a los mas altos niveles entre los países afectados tratando de encontrar una solución de conjunto, pues saben que solos, no son capaces de enfrentarlo.

 

    Esa es precisamente la estrategia que se está implementando para ganarle la guerra al crimen organizado  y al narco que se han convertido en verdaderas amenazas para la existencia misma de los raquíticos Estados que adolecen de "enfermedades crónicas" como la corrupción a todo nivel, que los hace sumamente vulnerables.

 

     En Guatemala, el actual gobierno del presidente Álvaro Colom, ha dado terribles traspiés por todos lados, pero es en el tema de la seguridad donde ha demostrado una escandalosa incapacidad reflejada en las macabras estadísticas de mortalidad por causas violentas, y por lo cual ha sido calificado como el peor gobierno de toda la historia del país. Ante dichos señalamientos el presidente Colom, se defiende contra viento y marea, argumentando cualquier ocurrencia que se le viene a la cabeza, sobre todo si le cuestionan públicamente.

 

   La sociedad civil, mientras tanto, hace votos porque concluya lo antes posible su mandato este año, pues para una abrumadora mayoría de guatemaltecos, el país se les está yendo de las manos. Nuestras endebles democracias de cartón  atraviesan por un momento crítico de su historia. Unir esfuerzos en estos momentos, resulta crucial para sobrevivir.

 



  • [9 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [8 Fotografias]

  • [5 Fotografias]