Share |

Nadie nos enseña a ser padres. La mejor escuela es, entonces, la vida misma. Este mecanismo de aprendizaje nos hace, sin duda alguna, más propensos a cometer errores. Todos sabemos que una metida de pata de vez en cuando no hace daño a nadie e incluso nos impulsa a crecer. Pero, si equivocarse se convierte en un hábito... Bueno, estaremos en serios problemas. No queremos que te suceda esto. Por eso, te contaremos lo que no debes hacer como padre.

#1 Ayudarlo con la tarea

Diversos estudios han demostrado que a los niños que reciben ayuda con la tarea les va igual o incluso peor que a aquellos que lo hacen por su cuenta. Esto se debe, fundamentalmente, a que los primeros se tornan dependientes a la inteligencia de sus padres. Por tanto, si deseas que tu pequeño tenga un buen rendimiento escolar, tendrás que leerle desde chiquito; esta es la estrategia más efectiva.

#2 Protegerlo del fracaso

De acuerdo a especialistas como el doctor Jim Taylor, el miedo al fracaso entre los más pequeños es hoy en día una verdadera epidemia. Las sociedades se han vuelto más exigentes y el camino al éxito, cada vez más estrecho. Dada esta realidad, los padres buscan proteger a sus niños de cualquier frustración. De este modo, aunque sin darse cuenta, lejos de espantar al fracaso de la vida de sus niños, los padres lo acercan. Y es que la verdadera llave del éxito no yace en evitar la frustración, sino en aprender sobre ella y cultivar la habilidad de seguir adelante. 

#3 Dejar que la tecnología avance hacia su cuarto

La tecnología avanza cada vez más rápido y nos ha agraciado con innumerables beneficios. A los niños, por ejemplo, les ha facilitado los deberes y les ha regalado la posibilidad de conocer otros mundos. No obstante ello, la tecnología también puede tornarse en una fuente de distracción. A este respecto, una investigación realizada en Boston demostró que el 75% de los niños entre nueve y diez años, que contaban con una televisión en su cuarto sufrían de insomnio y tenían un bajo rendimiento escolar. ¿Coincidencia?

#4 Ser estricto con su dieta

El ritmo de vida moderno hace que podamos compartir poco tiempo con nuestros hijos -al menos, durante la semana-. Este hecho hace que tengamos muy poco control sobre sus hábitos alimenticios. Por tanto, si eres muy estricto con la dieta de tu niño cuando estás con él, es altamente probable que, cuando estés ausente, tu hijo se refugie en elecciones alimenticias poco saludables. Por esta razón, es importante que le enseñes el valor de la alimentación saludable, pero siempre desde la amabilidad. 

#5 Ser su amigo antes que su padre

La falta de autoridad es un verdadero problema en la crianza de los hijos -sobre todo, en la adolescencia-. En este sentido, las figuras paternales débiles constituyen una de las principales causas del abuso del alcohol y el consumo de drogas adolescente. Así que ponte firme en tu rol de padre. Más adelante, cuando tu hijo haya atravesado esta etapa conflictiva, tendrás tiempo de desarrollar una bonita amistad. 



  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]