Share |

Ser una persona activa es una parte importante de un estilo de vida saludable para todas las edades. Pero a medida que envejece, sus músculos se debilitan, tiende a tener más dolores y se vuelve más propenso a las caídas y lesiones. Esto puede hacer que usted se sienta menos inclinado a hacer ejercicio pero es importante que se mantenga activo para mantener su salud y su independencia a medida que envejece. En este artículo se analizan los beneficios de hacer ejercicio con regularidad para la salud de las personas de más de 65 años de edad, así como los distintos tipos de estado físico. También se brindan consejos para hacer ejercicio de forma segura.

¿POR QUÉ HACER EJERCICIO?

Los estudios muestran que muchos aspectos del proceso de envejecimiento, como la dificultad para movilizarse, pueden retrasarse al mantenerse físicamente activo durante el mayor tiempo posible. Comenzar un programa de ejercicios es también una excelente manera de mejorar su calidad de vida y entablar nuevas amistades. Un estilo de vida activo brinda muchos beneficios para la salud. Hacer ejercicio con regularidad puede reducir su riesgo de desarrollar:

•cardiopatías y accidentes cerebrovasculares

•diabetes

•osteoporosis, osteoartritis y dolor de espalda

•hipertensión arterial

•algunos tipos de cáncer, como cáncer de

Intestino

Hacer ejercicio también puede mejorar la fuerza y el tono musculares, lo cual significa que es menos probable que usted tenga un accidente o una caída que pueda ocasionarle una lesión. Además de estos beneficios, hacer ejercicio con regularidad puede mejorar su:

•flexibilidad

•movilidad, velocidad y resistencia

•capacidades cognitivas, como la memoria

y el razonamiento

•sensación de bienestar

•calidad de vida

PUNTO DE PARTIDA

 

Al igual que a cualquier edad, el nivel de estado físico de los adultos mayores varía de una persona a otra. Algunas personas de más de 65 años corren maratones, mientras que a otras les resulta difícil levantarse de una silla sin ayuda. Si hace tiempo que no hace ejercicio, puede ser que la idea de comenzar le resulte un poco intimidante. Intente comenzar con algo que usted disfrute, concéntrese en los beneficios para su salud y avance hacia su nueva rutina gradualmente. Si hace tiempo que no hace ejercicio, consulte a su médico de cabecera antes de comenzar. Si ha tenido previamente algún problema de salud, es importante diseñar un programa de ejercicios a su medida que tenga en cuenta este hecho. Su médico de cabecera puede referirle a un enfermero u otro profesional de la salud para que le ayuden con esto.



  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]