Share |

Normalmente la conjuntivitis que puede contraer tu hijo puede ser leve y fácil de tratar. Si es leve no es necesario acudir al médico. Es muy común y se contagia con facilidad. Es importante que sepas cuáles son los síntomas y las causas que la generan para aliviar la conjuntivitis y saber tratarla de forma adecuada y que no se agrave.

Síntomas de la conjuntivitis

Fíjate si tu hijo tiene alguno de los siguientes síntomas: los ojos hinchados, si tiene enrojecida la parte blanca del ojo o el interior del párpado, si le pican o siente escozor. 

En ocasiones también puede tener abundantes legañas en los ojos y en las pestañas o secreciones blancas, amarillentas o verdosas. 

Es probable que tenga más sensibilidad a la luz, que le lloren los ojos y seguramente tu hijo te diga que siente como arena en sus ojos. 

Causas

Las causas pueden tener un origen vírico o bacteriano. También puede ser que se lo hayan contagiado en la escuela o en actividades extraescolares como en la piscina.

Otras causas pueden ser alergias o contaminación en el aire.

aliviar-la-conjuntivitis-2.jpgISTOCK/THINKSTOCK

Remedios caseros para la conjuntivitis

En este apartado te hablaré sobre algunos de los remedios caseros más comunes. Hay muchos remedios caseros y algunos de ellos exigen plantas o flores difíciles de obtener, pero me centraré en aquellos que te sean más fácil de aplicar con cosas sencillas de encontrar.

  • Manzanilla. Calienta un poco de manzanilla y úntalo en el ojo de tu hijo con una gasita esterilizada dos o tres veces al día. Asegúrate que la manzanilla no esté muy caliente.
  • Té de flores de saúco. Con la misma metodología que con la manzanilla, aplicar el té de saúco con gasitas esterilizadas en el ojo afectado dos o tres veces al día.
  • Zanahoria. Pela una zanahoria y ráyala. Una vez que esté rayada, métela en la nevera un par de horas. Cuando veas que está fría ponla encima de los párpados de tu hijo con cuidado para que se alivie el dolor.
  • Agua fría y caliente. Alterna la limpieza del ojo de tu hijo con gasitas frías y calientes. Alternando una con otra de cinco en cinco minutos.
  • Agua con sal. Preparar una palangana con agua templada y poner una cucharada de sal. Que tu hijo meta la cabeza dentro y abra y cierre los ojos un par de veces. Hazlo una vez por la mañana y otra por la noche.
  • Patata y manzana cocidas. Cuece manzanas o patatas y envuélvelas en un trapito de tela. Cuando esté templado ponlo durante unos minutos encima de los ojos cerrados de tu hijo.

Si pasan 3 o 4 días, ves que no mejora e incluso se está agravando, acude a tu médico para que lo valore y le envíe tratamiento para mejorar el bienestar de tu hijo.



  • [5 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]