Share |

¿Cuántas veces has escuchado la frase que titula este artículo? ¡Mamá me aburro! es algo que toda mamá o papá escucha alguna vez durante el día de la boca de sus hijos.

Puede que te sientas culpable y sientas la necesidad de que tu hijo se entretenga con algo para que no se sienta aburrido, ¿es esto aconsejable?

Juegos para niños de hoy

Algunos de los juegos de hoy impiden a nuestros pequeños que tengan una imaginación adecuada. Se les da todo hecho. Los videojuegos tienen unas pautas que deben seguir para poder alcanzar las metas, en la mayoría de las escuelas está todo demasiado marcado, debiéndose potenciar la imaginación y creatividad, son pocas las escuelas que se encargan de ello.

Hay juegos que no les permiten pensar por ellos mismos, por eso es tan importante buscar juegos didácticos donde la iniciativa, la toma de decisiones y la imaginación sean los protagonistas. 

El aburrimiento en niños

Primero te diré que el aburrimiento en niños no es algo malo, porque en esta vida se aburre quien quiere. Hay personas que no se aburren nunca porque tienen una mente activa y una imaginación que les hace que busquen recursos en todo momento para no aburrirse ¡aunque sea sólo pensando y reflexionando!

Eso es lo que debes inculcar a tu hijo, el pensamiento reflexivo, ya sea en lecturas o en su propio aburrimiento.

Si tu hijo se aburre y le das la opción de que elija qué hacer, se sentirá abrumado porque está acostumbrado a seguir unas pautas. Si se aburre de un juego tiene que buscar otro inmediatamente para abolir su aburrimiento

mama-me-aburro-1.jpgISTOCK/THINKSTOCK

¿Entretenerle o potenciar su creatividad?

Potenciar su creatividad, por supuesto. Te daré algunos consejos para fomentar la creatividad en los niños y que tu hijo aprenda por sí sólo y con tu ayuda, a no aburrirse y a encontrar en los momentos “vacíos” oportunidades para disfrutar.

  • Es muy importante enseñarle a tu hijo el valor de la lectura. Anímale a leer aquello que le interese y explote su curiosidad a través de la lectura.
  • Evita la televisión o los videojuegos como si fuera un canguro de tu hijo. Aunque sea cómodo para ti, a la larga puede ser muy perjudicial, limitándole su imaginación. No se lo prohíbas, pero limita su tiempo.
  • Evita el consumismo y enseña a tu hijo a hacer sus propios juguetes, ya sea con cartones y colores. O a jugar con el tres en raya o con juegos de papel. ¡Lo que sea! Pero que sea su imaginación quien tenga el papel protagonista y no el último juego o juguete de la tienda. 
  • Cuando los niños tienen muchos juguetes no saben apreciar lo que tienen y se centran en el consumismo y en el “lo mío es mejor”. Evítalo a toda costa. Si tiene muchos juguetes y la mayoría sin utilizar, pensad en la opción de llevarlo conjuntamente a alguna asociación para personas sin recursos. 
  • Inicia el juego con tu hijo, guíale y después deja que su imaginación y creatividad empiece a fluir.
  • No intentes organizar su vida con una planificación obsesiva con actividades extraescolares o con actividades para que ocupe todo su tiempo libre. Deja que tenga tiempo para aburrirse.
  • Si descubres que puede tener una afición en el deporte, poténcialo. Por ejemplo, si le gusta pintar o nadar, inscríbele a clases. Si no puedes facilitarle clases, puedes optar por ponerle tu las facilidades en casa. Por ejemplo, si le gustan las manualidades podéis hacer puzles, muñecos de tela e incluso escribir un libro.

Sobre todo, pasa tiempo con tu hijo. Juega con él y deja que juegue. Pero sé consciente que como padre o madre, eres el encargado de sugerirle actividades y guiarle en su desarrollo, pero no la que tiene que darle la solución a todo.

Guiar no es dar la solución, piensa que su aburrimiento le puede dar la solución al mismo siendo autosuficiente.



  • [6 Fotografias]

  • [10 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [6 Fotografias]

  • [5 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]

  • [4 Fotografias]